Páginas vistas en total

sábado, 5 de octubre de 2013

Dame pan y llámame tonto

Hacía mucho tiempo que no veía llover como lo ha hecho esta tarde. Con pantalón corto y chancletas he pensado que ya mismo habrá que ir despidiéndose de este cómodo vestuario casero. El Otoño obliga a desterrar algunas cosas pero trae otras muy gratas que iremos incorporando en nuestro día a día. Entre ellas nuestra forma de alimentarnos.
 Empiezan a apetecer comidas un poco mas contundentes como caldos, potajes y por supuesto un plato muy de mis raíces andaluzas, las migas.
En mi casa siempre las comíamos de pan, uno de los pocos platos que vi cocinar a mi padre desde mi niñez.
Dando un ligero vistazo por la web leo en wiquipedia que es un plato de origen árabe, seguramente cambiando el cuscús por pan y añadiendo algo de cerdo al plato para diferenciarse de judíos y árabes. Los ingredientes para acompañar las migas son  la tira y entre ellos de lo mas antagonistas que te puedas imaginar. Salados como el pimiento, panceta, boquerón. chorizo, arenque hasta dulces como uvas, habas o melón. En fin, la tira.
Incluso hay variaciones en el ingrediente principal que es el pan duro. Digamos que en lo único que coinciden todas las recetas de migas en  nuestra cultura es el ajo, el aceite y la sal.

En mi casa un día nos lanzamos al vacío y tirando de memoria, quisimos imitar las excelentes migas de sémola de trigo que hacía mi añorada suegra. Podría decirte que nos salió bien pero mentiría. Fue un fracaso total el primer intento. Después de darle mas de media hora vueltas a una bola tipo gacha-pizza sudando como un pollo, nos dimos cuenta que eso no se parecía ni se iba a parecer a unas  migas de sémola de trigo.

Os puedo asegurar que la segundas ya fueron mas que decentes, y a día de hoy las bordamos.
Mi mujer y yo hacemos un gran equipo. Digamos que ella pone la ciencia y yo la mano de obra.

No es un plato complicado de hacer. Tiempo si lleva, pero respetando unas pocas cosillas os puedo asegurar que es un plato completísimo y rico.



La clave son 3  cosas. Primero que la proporción de agua y harina sea la misma. Nosotros para 3 - 4 personas ponemos 4 vasos de cada. Lo segundo es que primero va el agua y una vez que empieza a bullir en la cazuela añadimos la sémola. y la tercera es que antes de echar el agua tostamos una cucharada de sémola sin que llegue a quemarse. Estoy seguro que mas de uno que lea esto y haya hecho migas las hará de otra forma. Pero uno solo puede dar fe de lo que hace y esto no falla.

Hay que contar con una paella, perolo, cazuela o como queráis llamarle con un poco de profundidad( importante a la hora de manejarte después con las migas ), donde pondremos un buen chorro de aceite. Ahora se trata de ir friendo las cosas por turnos.
 Primero los dientes de ajo con un pequeño corte y sin pelarlos. Los doraremos hasta que nos cedan su aroma y reservamos.
Haremos lo mismo con los pimientos, tocino ibérico, panceta y chorizo.
Una vez tengamos todo a nuestro gusto y reservado nos quedará en la paella el aceite encargado de traspasar todo el gusto a nuestras migas.

Es el momento de añadir la cucharada sopera de sémola. La doramos y añadimos el agua.
Una vez que está bien caliente la mezcla de agua y aceite, hasta el punto de bullir, añadimos el resto de sémola y no pararemos de menear hasta que estén bien sueltas y no se peguen al paladar. Esto nos llevará unos 20 minutos. Es muy importante que vayamos rascando bien el fondo sobre todo al principio para que no se peguen  y las voltearemos constantemente. La potencia del fuego no debe ser muy fuerte pero el suficiente para que se vayan secando y separando.

Disfrutar de este plato es una tremenda gozada.
Como todo en cocina, las cosas van por gustos. Para mi las migas de sémola son las mas finas y exquisitas. Quedan sueltas y uniformes.  Quizás sean las que mas se parecen al los platos originarios que hacían los antiguos magrebíes.
De vez en cuando sigo disfrutando de las migas de pan que hace mi padre. Es un plato que invita a juntarse en familia y compartirlo todos alrededor de la cazuela. El dia 13 de Noviembre cumplirá 83 años y nos regalará este plato y su compañía.


Esto es todo amig@s


No hay comentarios:

Publicar un comentario